Sobre Connecta Natura y el acuerdo de custodia:

Connecta Natura es una asociación que plantea proyectos de desarrollo rural y conservación de la biodiversidad, usando la herramienta de la custodia del territorio para implicar a los propietarios públicos o privados del territorio para el desarrollo de varios proyectos. Desde 2016, Connecta Natura está inscrita como socia de AVINENÇA, Asociación Valenciana de Custodia y Gestión Responsable del Territorio.

El Projecte Lligabosc tiene como objetivo la recuperación de los bosques autóctonos mediterráneos mediante acuerdos de custodia del territorio con propietarios forestales y acciones de voluntariado forestal. Desde el 22 de septiembre de 2015 Connecta Natura y la Fundación Enrique Montoliu tienen un acuerdo de custodia sobre una propiedad localizada en el municipio de Yátova (Valencia), concretamente en una zona conocida como “El Estrecho de Juanete” junto al río Mijares. En este acuerdo se especifica que Connecta Natura propone proyectos de gestión forestal para el manejo de diferentes hábitats forestales con el propósito de mejorar la biodiversidad local, con una vigencia de 20 años desde la fecha del acuerdo.

La jornada tuvo lugar en el Estrecho de Juanete

¿El objetivo?

¡Mejorar la biodiversidad local!

Número máximo de participantes: 15 personas.

Horario: de 10:00 a 18:00.

Punto de encuentro: Cooperativa Agrícola Virgen de los Desamparados, Av. Diputación, 74,46367 Yátova,Valencia.

Crónica de la jornada:

Después de recoger a los/las participantes en el lugar establecido, pusimos rumbo al Estrecho de Juanete.

Una vez en la parcela gestionada por Connecta Natura, bajo la sombra de una encina, se explicó el proyecto de conservación que se está realizando, su importancia y su visión a largo plazo. También se referenció que la jornada estaba enmarcada en el programa Tejiendo Redes para la custodia del territorio en España.

El conjunto de voluntarios trabajó con energía, y los resultados fueron muy positivos. Se trabajó a buen ritmo y se consiguieron los resultados esperados.

La primera actividad de la mañana fue la de regar los numerosos plantones de especies mediterráneas que fueron plantadas en el día del árbol. Incluyen espino blanco, fresno de flor, encina, y arce; elegidas por su afinidad climática con la zona y porque le dan diversidad y resiliencia al ecosistema. En total, 84 plantones fueron abundantemente regados, y además se les colocó alrededor pequeñas ramitas, acículas de pino, etc., que actuarán como un mulch que ayudará a retener la humedad.

Posteriormente, se procedió al segundo trabajo: el aclareo de pinar. En la zona de actuación se realizó, hace 35 años, una corta a hecho del pinar, sin gestión posterior. En la actualidad, hay una densidad elevadísima de pinos, muchos de los cuales tienen el mismo grosor que cañas de río (lo que se conoce como latizal bajo). El voluntariado busca recuperar los ecosistemas mediterráneos, y para ello se necesita un bosque maduro de pino, a partir del cual se puedan regenerar las encinas y los fresnos. Para acelerar el proceso natural de maduración, se realiza el aclareo del pinar: eliminar los pies más débiles para que los fuertes crezcan más sanos, grandes, y de forma más rápida. Esto, además, reduce considerablemente el riesgo de incendios, porque al haber menos material combustible, es más difícil que un incendio se propague.

Esta actividad se prolongó durante varias horas, antes y después de comer (la comida nos sirvió para relajarnos, coger energías y evitar las horas más calurosas del día).

Un gran número de pequeños pinos fueron eliminados, así como otros de mayor grosor y fortaleza que estaban afectados por algún insecto potencialmente peligroso o impedían el crecimiento de otro pino mayor. Los restos, fueron troceados e incorporados al suelo, de forma que así se retenga la humedad.

Por último, a los pinos de mayor tamaño se les realizó una poda concienzuda de las ramas más bajas, para así disminuir la cantidad de material combustible entre copas e impedir que un posible incendio salte entre ellos.

Esta actividad se realizó en 2 equipos, cada uno liderado por una persona responsable de la entidad organizadora, Connecta Natura. Así, es más sencillo coordinar las actuaciones y asesorar a los voluntarios, y además se evitan riesgos de aglomeraciones en un mismo sitio.

Y mientras los adultos trabajaban, el pequeño de la casa realizó una actividad de seguimiento de rastros y avistamiento de especies con un monitor de Connecta Natura. Al final de la jornada reportaron aquello que habían visto y aprendido, y parece ser que disfrutaron de una fructífera jornada.

Al final del día, se hizo una pequeña charla de los resultados de la jornada y poco a poco, volvimos a nuestros hogares con una gran sonrisa de satisfacción.

Cabe añadir que, el conjunto de voluntarios trabajó con energía, y los resultados fueron muy positivos. Se trabajó a buen ritmo y se consiguieron los resultados esperados.

  • Fecha 22 mayo, 2016
  • Desde 10:00 AM
  • Hasta 06:00 PM
  • Localidad Yátova
  • Categoría Ayuda a conservar un espacio en custodia!